viernes, 12 de junio de 2015

Ciudad de Buenos Aires

 

Masivo apoyo a la marcha "Ni una menos"

 
La iniciativa surgió en rechazo a los casos ocurridos en los últimos meses. No existen relevamientos ni estadísticas oficiales de femicidios en Argentina.
 


El partido Autodeterminación y Libertad manifestó su adhesión a la convocatoria que se llevará a cabo el 3 de junio en el Congreso, impulsada desde distintas redes sociales, en pos de repudiar los femicidios y todas las formas de violencia doméstica, que en el último año dejaron más de 280 muertes.

En nuestro país según datos de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, una mujer muere cada 35 horas como víctima de la violencia de género, más precisamente por un femicidio, que en el 60% de los casos son cometidos por sus parejas.

“La naturalización de la violencia sexista, como moneda corriente en los medios de comunicación, advierte las potencialidades que encierran las tres formas de violencia: simbólica, psicológica y física, como motores de un aparato que conducen a ésta última. Lamentablemente el principal foco de vulnerabilidad son las mujeres”, dijo la coordinadora y  fundadora de La Casa del Encuentro, Fabiana Tuñez, que además dirige el Observatorio de Violencia de Género “Marisel Zambrano”, que se encarga de realizar todos los años un relevamiento recogiendo datos de más de 120 medios de comunicación, con el que se arma un informe anual.

“Es inevitable deducir que una sociedad que admite la prostitución y la consume esta colaborando con un círculo macabro, donde la explotación y la trata de mujeres son la consecuencia visible. Para que esto ocurra es necesario un nivel de complicidad de los estamentos más altos, dónde se garantiza la impunidad necesaria, allí es donde el Estado debe respaldar que esto no ocurra”, señaló la candidata a legisladora por Autodeterminación y Libertad, Marta Martínez, acerca de qué papel cumplen los diferentes actores en la sociedad en el complejo proceso de la violencia de género, en una entrevista a TYDRADIO.

El rol del  Estado como creador de políticas públicas es fundamental en cuanto se trata de crear medidas para apalear una problemática, que ha ido en franco ascenso en los últimos años, que no esta reservada a ningún tipo de estrato social o sociocultural. Asimismo también brindar la asistencia y contención a las víctimas que ante la vulnerabilidad de la situación se ven indefensas a la hora de actuar.

“La Ley 26.485 sancionada en 2009, está lejos de implementarse en su totalidad para contemplar áreas que presentan carencias. Un ejemplo elocuente es lo que ocurre también en la Ciudad de Buenos Aires con la Ley de Educación Sexual Integral, 26.150 que rige desde 2006 y que resulta vital para prevenir la violencia de género”, enfatizó la Directora General de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, María Elena Naddeo.

No obstante, en los últimos años se ha visibilizado enormemente en los medios de comunicación los casos de violencia doméstica, que muchas veces terminan en femicidios, en los casos más resonantes. Sin embargo, Tuñez hizo hincapié en que es menester erradicar la raiz estructural del problema, principalmente cultural, promoviendo desde la niñez la inclusión y la eliminación de la violencia sexista.

Forjar una estructura nueva, contextualizando la coyuntura por la que atraviesan las mujeres es el primer paso en el cambio de paradigma, donde los medios de comunicación a través de la violencia simbólica restan importancia a la preponderancia del rol femenino, naturalizando una problemática que viene de antaño.

“Desde las más altas estructuras del poder judicial es necesario que el cambio surja, ya que lamentablemente el beneficiado termina siendo el victimario, que ante las dilaciones de la justicia recibe la impunidad necesaria para ampararse. Lamentablemente el tinte machista que caracterizó y caracteriza a la burocracia de turno permite que los episodios se sigan repitiendo”, concluyó Martínez, al recalcar las falencias del aparato coercitivo.

Romina Fernández 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada